Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Carta de una mujer que quiere que te aceptes como eres

Carta de una mujer que quiere que te aceptes como eres

Acepta tu cuerpo como es, también es bueno abrazar a tus demonios; si te ejercitas, hazlo para darte cuenta de lo que eres capaz.

manos haciendo un corazón

‘Acéptate como eres’, nos dicen, pero ahí tenemos a la publicidad con sus  intereses meramente económicos explotando nuestros cuerpos.

Esta hipersexualización nos hace sentir inseguras y pensar que no valemos nada, pero tenemos el poder de construirnos. Construye a la persona que tú quieres ser.

Si decides trabajar con tu físico, hazlo por ti. Considera hacerlo para desarrollar fortaleza y seguridad en ti misma, para darte cuenta de lo que eres capaz.

Para ejercitar tu mente, leer es un método eficaz. Ayuda a entender la vida, los sesgos sociales y sirve para no olvidar que como seres evolutivos, la vida debe estar llena de lucha y entrega. La motivación te ayudará a acabar con la depresión y el vacío emocional.

Los hábitos autodestructivos que normalizas pueden ocasionar que tu amor por la vida se esfume y prefieras meterte a ese caparazón alimentado por el individualismo, el odio y la apatía.

Acepta tu cuerpo como es, también es bueno abrazar a tus demonios. Libérate de las culpas. Lleva la autoaceptación a un nivel consiente: empátalo con el activismo.

Encontrarás respuestas. Todo está escrito, es cuestión de buscar, encontrar lo que te funciona y aplicarlo hacia ti misma.

Todas las personas buscamos ser una reproducción de alguien a quien admiramos o con quien nos sentimos identificadas. Pregúntate a ti misma… ¿Me acepto como soy?

Deja de lado los estereotipos y a esa voz colectiva que sólo señala lo que desconoce. Analízate. Si quisieras ser más fuerte, ¿qué tienes que hacer? Si quieres tener más carácter, ¿cómo lo puedes revitalizar? Si quieres ser autosuficiente, ¿cómo lo puedes conseguir?

Acéptate como eres…

Fotografías: Raquel Habibe

Top