Estás aquí
Inicio > Nuestro cuerpo > Cáncer cervicouterino, un mal silencioso

Cáncer cervicouterino, un mal silencioso

10 % de las muertes por cáncer en mujeres mexicanas es debida a cáncer de cuello uterino; la prevención es clave, la detección  y tratamiento de lesiones precancerosas  a tiempo son importantísimas, así como evitar el consumo del tabaco.

vientre mujer

Según el IMSS, el cáncer cervicouterino es el padecimiento más frecuente en mujeres mexicanas, ocasiona cerca de 4 mil muertes anuales, las cuales pudieron ser evitadas al tratarse de un padecimiento totalmente prevenible y curable.

El cáncer cervicouterino, también conocido como cáncer de cuello de la matriz, es un tumor maligno que se desarrolla en donde su mismo nombre lo indica. Al inicio las lesiones son tan pequeñas que no se pueden ver a simple vista y duran así varios años. Este mal es más frecuente en mujeres mayores de 30 años.

Cuando el cáncer está en una etapa avanzada se puede ver a simple vista en la exploración ginecológica o causar otras molestias, entre ellas, el sangrado anormal después de la relación sexual, entre los periodos menstruales o después de la menopausia, aumento del flujo de sangrado vía genital con mal olor, dolor de cadera y pérdida de peso.

Si hay detección temprana, el tratamiento puede requerir cirugía para retirar la matriz o radioterapia y quimioterapia en los casos más avanzados.

Según el IMSS, las mujeres con más probabilidad de tener este tipo de cáncer son aquellas que:

  • Iniciaron sus relaciones sexuales antes de los 18 años
  • Han tenido más de tres compañeros sexuales
  • Han tenido más de tres partos
  • Fuman
  • Tienen problemas de desnutrición
  • Tienen infección por el virus del papiloma humano en el cuello de la matriz

La prevención es lo más importante. El papanicolaou  se recomienda para las mujeres que tengan 25 a 64 años de edad y la prueba de VPH a las mujeres de 35 a 64 años de edad.

La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) protege contra los tipos asociados al 70 % de los cánceres. El uso del condón femenino y masculino de manera correcta y consistente reduce en 70 % la transmisión. La detección  y tratamiento de lesiones precancerosas  a tiempo son importantísimas, así como evitar el consumo del tabaco.

Redacción

Top