Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Berta Zúñiga continúa el legado de defensa

Berta Zúñiga continúa el legado de defensa

Berta Zúñiga exigió la creación de una comisión de justicia para la investigación del crimen y el castigo a los asesinos de su madre; en Honduras se registraron 318 agresiones contra mujeres defensoras de 2012 a 2014.

Berta Zúñiga

Berta Zúñiga Cáceres continúa con el legado de su madre en cuanto a la defensa de los derechos humanos y de la tierra y exige justicia, tanto para su madre como para su pueblo, ante las potencias del mundo en las oficinas centrales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma.

Entre sus exigencias, Berta Zúñiga  solicitó que se cancele definitivamente el proyecto de construcción de una presa en el río Gualcarque. En cuanto al asesinato de su madre, la activista ganadora del Premio Goldman 2015, Berta Cáceres, exigió que se abra una comisión de justicia con especialistas internacionales e independientes para la investigación del crimen y el castigo a los culpables, tanto a los ejecutores materiales del feminicidio de la activista como a los autores intelectuales, reportó El País.

En Honduras se registraron 318 agresiones contra mujeres defensoras de 2012 a 2014 según el informe de Agresiones contra Defensoras de Derechos Humanos realizado por la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras).

En este contexto adverso contra las mujeres en general y contra las defensoras de derechos humanos en particular, se perpetuó el asesinato de la activista Lesbia Yaneth Urquía, y el pasado 11 de octubre, integrantes del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh), antes dirigido por Berta Cáceres, denunció los intentos de asesinato contra Tomás Gómez Membreño, actual Coordinador General de dicha organización, así como de Alexander García Sorto, líder Comunitario de Llano Grande, Colomoncagua.

Berta Zúñiga declaró que el atentado contra Tomás Gómez  tiene como objetivo sembrar el terror entre las y los defensores de la tierra. Insistió en que mientras continúe la impunidad las agresiones por parte de empresas como DESA no cesarán y es posible que cobren más vidas. Así mismo, reconoció que hay “una preocupación generalizada” de los integrantes del Copinh, dijo en entrevista con la Agencia Latinoamericana de Información.

Además la violencia contra defensoras también se da debido a que cuando las mujeres defienden derechos humanos, también están desafiando las normas culturales, religiosas, sociales y hasta legales sobre la feminidad y el papel pasivo que se impone a las mujeres en las sociedades patriarcales, de acuerdo con el informe de IM- Defensoras.

Fotografía: Josep García

Corina del Carmen

Top