Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > El asesinato de Miroslava Breach es un crimen de Estado

El asesinato de Miroslava Breach es un crimen de Estado

El crimen contra Miroslava Breach implica la vulneración de nuestro derecho a la información; México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo según la OEA.

Miroslava Breach

El asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea se inscribe en la lista de crímenes contra quienes levantan la voz en este país en el que se pretende que reine el silencio, junto con la violencia sistemática e impune ejercida contra mujeres y niñas.

Silenciar su voz se traduce en la vulneración de nuestro derecho a la información, sí, el tuyo, el mío, el de toda la sociedad. Miroslava en su ejercicio periodístico realizó investigaciones y sacó a la luz pública información relevante para la sociedad mexicana como los cementerios clandestinos hallados en Madera, relacionados con el crimen organizado o el asesinato de Juan Ontiveros, líder rarámuri del poblado de Choreachi.

Este crimen se da también en un contexto de crisis de derechos humanos en México. Por otro lado están las condiciones de violencia que viven las y los periodistas en el país. Desde 2010 se considera como de los más peligrosos para ejercer este trabajo según la Organización de Estados Americanos (OEA).

Y una vez más voy a responsabilizar al Estado. Se preguntarán en la derecha por qué en la izquierda le echamos la culpa de todo al pobre gobierno. Esto no es casualidad ni invento. Pasa que el Estado mexicano tiene la obligación de garantizar una vida libre de violencia para las mujeres según su Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de garantizar el derecho al trabajo, y con esto, condiciones seguras para ejercerlo dignamente, así como el derecho a la Libertad de Expresión, como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otras legislaciones que protegen los derechos de las mujeres y de la prensa.

La omisión estatal genera las condiciones para que estas agresiones permanezcan en la impunidad, lo que se traduce en su repetición y otra vez. Esta inacción y negligencia ante la violencia contra las periodistas hace al Estado mexicano responsable de esta violencia contra ellas.

El asesinato de Miroslava Breach Velducea se suma a las largas listas de agresiones, tanto contra las mujeres como contra la prensa, que en su cruce ya dejó un saldo de 147 mujeres periodistas agredidas de entre 2014 y 2015, según datos del informe El Poder del cacicazgo. Violencia contra Mujeres Periodistas de la organización Comunicación e Información de la Mujer A. C. CIMAC.

Desde mi condición de mujer y de comunicadora feminista condeno el asesinato de Mirosalava y todas las agresiones contra las periodistas y me sumo a la exigencia para que se haga efectiva la Alerta Temprana establecida por la Secretaría de Gobernación según la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas y para que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) investigue el caso y haga justicia.

¡Basta de impunidad!

¡Nos queremos vivas, seguras e informando!

Fotografía: La Vanguardia

Corina del Carmen

Top