Estás aquí
Inicio > Mujer ilustre > Anaïs Nin y la búsqueda de la libertad

Anaïs Nin y la búsqueda de la libertad

Esta escritora fue una de las primeras en escribir, firmar y publicar textos eróticos femeninos; Anaïs Nin decía que “el erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía”.

Anais-Nin

“Es la culpa, el miedo, la impotencia lo que hace crueles a los hombres”.

Ángela Anaïs Juana Antonina Rosa Edelmira Nin decidió recortar su nombre y extender sus alas cuando tomó como nombre de escritora: Anaïs Nin.

Nació en Francia el 21 de febrero de 1903, falleció en 1977 en la ciudad de Los Ángeles en Estados Unidos; Anaïs Nin se hizo famosa por sus diarios, que comenzó a escribir a la edad de 11 años y en los que trabajó por muchas décadas. Durante su vida conoció y se relacionó con muchas personalidades del mundo artístico y literario como Henry Miller, Antonin Artaud, Otto Rank, Salvador Dalí, Edmund Wilson, Gore Vidal, James Agee y Lawrence Durrell, y siempre renunció a llevar una vida convencional, convencida de que la moralidad era una imposición y el camino del autodescubrimiento era distinto para cada persona.

El padre de Anaïs abandonó a su familia cuando ella tenía 11 años, por lo que se fue a vivir a Nueva York con su madre y sus dos hermanos, este hecho la marcó profundamente y es una temática constante en toda su obra.

A los 16 años dejó sus estudios y comenzó a trabajar como bailarina de flamenco: a esa edad comenzó a cultivar otra obsesión que la acompañaría gran parte de su vida, pues entró en contacto con los estudios sobre psicoanálisis.

A los 19 años se casó por primera vez en La Habana, Cuba con el banquero Hugh Guiller con quien se fue a vivir a París. Su matrimonio, arreglado por una de sus tías con la finalidad de librarla de apuros económicos, comenzó a aburrirla, por lo que una vez en la ciudad Lux y tras leer a D.H. Lawrence, decidió hacerse escritora.

En 1930 Nin publicó un ensayo sobre la obra de D.H. Lawrence que le permitió entrar en contacto con el escritor Henry Miller y con su esposa June, con quien inició una triángulo amoroso, a la vez que se la alejó de su marido.

Anaïs Nin regresó a Nueva York donde trabajaba en sus escritos de carácter erótico, los cuales resultaron muy escandalosos para los editores de ese momento. La novela que escribía entonces lleva por título “La casa del incesto” (1932-1934) y en ella relata la relación que tiene con su padre Joaquín Nin, tras reencontrarlo. Más tarde, uno de sus hermanos negó esta versión y aseguró que la novela fue obra de la imaginación de Anaïs.

Apremiada por la necesidad de conseguir dinero, Nin y Miller comenzaron a escribir narrativas eróticas y pornográficas a un dólar por página. Estos escritos eran firmados de manera anónima, y años después la escritora permitió que dichos textos fueran publicados. Las historias fueron dados a conocer en la década de los setenta, bajo los títulos de “Delta de Venus” y “Pajaritos”. Nïn fue reconocida como una de las primeras escritoras en firmar textos eróticos femeninos.

En 1947 la autora publicó “En una campana de cristal”, libro que fue bien recibido por la crítica, pero el éxito definitivo llegó en 1966 con su diario, pese a que su salud se vio afectada por un tumor de ovarios.

“El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía”, aseguraba la escritora, quien se casó por segunda vez en 1955 sin haberse divorciado. Por años mantuvo una doble vida, pero al ganar notoriedad hizo anular su matrimonio con Pole, su segundo esposo, para evitar la crítica social y continúo viviendo alternadamente con ambos.

Nine ha sido aclamada como una de las más notables escritoras de literatura erótica femenina. Su vida ha sido llevada al cine (Henry y June, 1990) y al teatro por la dramaturga Georgina Tábora, quien adaptó “La casa del incesto”.

Debido a que muchos de los personajes que mencionaba en sus diarios estaban vivos en el momento de su publicación, versiones posteriores “sin censura” fueron publicadas y siguen reflejando su visión sobre la vida y su tiempo con un estilo surrealista:

“Lanza tus sueños al espacio como una cometa y no sabes lo que te devolverán: una nueva vida, un nuevo amigo, un nuevo amor, un nuevo país”.

Darina Silverstone: @DarinaSilver

 

Top