Estás aquí
Inicio > Mujer ilustre > Agradécele a una feminista la vida como la conoces

Agradécele a una feminista la vida como la conoces

Amelia Bloomer creó unos pantalones para mejorar la calidad de vida de las mujeres, pero la sociedad y la prensa la insultaron; Matilde Petra Montoya Lafragua fue la primera médica, a pesar de que sus compañeros de carrera se unieron para tratar de expulsarla.

agradecele a una feminista

Lo que hoy nos parece como algo totalmente habitual, tiempo atrás no lo era. Estudiar, trabajar, correr maratones y votar, entre otras actividades, eran exclusivas de hombres. Aunque el feminismo sigue librando batallas hoy en día, es necesario mencionar a las mujeres que ganaron otras y gracias a las que nosotras podemos…

Usar pantalones

Amelia BloomerAmelia Bloomer creó los pantalones bombachos, una revolución indumentaria y un escándalo para la época victoriana. Amelia fue una feminista que a través de sus acciones nos inspiró a rebelarnos contra las prohibiciones absurdas y a defender el derecho que tenemos como mujeres de usar y lucir lo que nos plazca en el cuerpo.

Amelia propuso una “atrevida” vestimenta para su época, los pantalones bloomers. Este vestuario estaba inspirado en los trajes turcos. Eran enaguas largas, flojas y ligeramente amplias que se estrechaban en el tobillo; sobre ellas iba una falda más corta que las habituales faldas victorianas y consistían básicamente en mejorar la calidad de vida de las mujeres. Sentirse más cómodas era la primicia. La presentación de sus pantalones para mujeres provocaron indignación entre la sociedad e insultos de la prensa (¿les suena familiar?). Pero actualmente las mujeres podemos utilizar pantalones cuando queramos. Gracias Amelia.

Correr maratones 

El 19 de abril de 1967, Kathrine Switzer forjó el destino de las mujeres corredoras en todo el mundo. Se inscribió para correr la legendaria maratón de la ciudad de Boston, Estados Unidos. Un hecho sin precedentes en una época en la que los hombres creían que las mujeres no eran capaces de correr más de dos kilómetros. Durante la carrera, Switzer fue fotografiada como la gran curiosidad, perseguida para evitar que siguiera adelante y, finalmente, descalificada cuando cruzó la meta.

Katherine Switzer

El juez corrió tras de ella para detenerla, pero Kathrine no se detuvo, y completó la maratón con un tiempo de 4 horas y 20 minutos. Así se convirtió en la primera mujer en hacerlo. Después del altercado con el juez, ella siguió corriendo y le dijo a su entrenador:

“Tengo que terminar esta carrera, así sea sobre mis manos y mis pies, porque si no la termino nadie creerá que las mujeres pueden hacer esto, que las mujeres deben estar aquí”.

Gracias a la gestión liderada por Switzer, el maratón femenino fue incluido como deporte olímpico. Gracias Katherine.

Votar

A muchas mujeres sufragistas les debemos el derecho al voto, ya que éste era exclusivo de los hombres. La legislación internacional reconoció el sufragio femenino a través de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 1948.

mujeres votandoLas sufragistas formaron parte de diferentes asociaciones con el mismo objetivo, usaron diferentes tácticas, por ejemplo, las sufragistas británicas se caracterizaban por un tipo de defensa más combativa. Algunas sufragistas destacadas fueron Emily Davison y Carmen Karr entre otras.

En 1904 se fundó en Berlín, por Carrie Chapman Catt, Millicent Fawcett y otras feministas, la Alianza Internacional de Mujeres que reivindicaba el sufragio femenino. En otros países el voto femenino se logró desde las instituciones del Estado mediante leyes que fueron impulsadas directamente por mujeres en la política como el caso de España con Clara Campoamor, Argentina con Alicia Moreau de Justo o México con Elvia Carrillo Puerto. El 3 de julio de 1955 fue la primera vez que la mujer mexicana ejerció su derecho de sufragio.

Estudiar lo que nos plazca

En la actualidad, las mujeres podemos estudiar lo que queramos, cosa que no ocurría hace un poco más de 100 años en México, ya que en su mayoría, las escasas mujeres que llegaban a estudiar la preparatoria y el nivel superior estaban destinadas a ser profesoras. El argumento era que las mujeres tenían “capacidad innata para las tareas educativas, para el cuidado moral y material de la niñez”. En aquella época, ser mujer y estudiar ciencia era impensable.

Matilde Montoya médica

Matilde Petra Montoya Lafragua fue la primera mujer en alcanzar el grado académico de médico en México. En 1887, en la Escuela Nacional de Medicina se llevó a cabo el examen profesional de Matilde Montoya, quien tras enfrentar toda clase de obstáculos, incluida la solicitud de sus compañeros de carrera para expulsarla porque “debía ser perversa por querer estudiar medicina y ver cadáveres de hombres desnudos”, logró concluir los estudios superiores y responder con perfección a las preguntas de los sinodales. El hecho fundó un precedente pues rompió una barrera de siglos y contribuyó a modificar las representaciones de género tradicionales. No casualmente la escritora Laureana Wright describió a la médica como una auténtica heroína, quien “a fuerza de constancia había logrado vencer a la envidia y dominar a la ciencia”. Gracias Matilde.

Decidir sobre la maternidad

Marie StopesLa anticoncepción estuvo prohibida en la mayoría de los países católicos hasta los años 70, ni siquiera los médicos tenían permitido dar información a sus pacientes.

Marie Stopes fue pionera en el ámbito de la planificación de la natalidad. En el Reino Unido durante los años veinte apoyó a las mujeres para lograr tener abortos seguros, fue ella quien abrió la primera clínica de abortos y de control de la natalidad en Gran Bretaña. Fue uno de los pilares fundamentales en el movimiento a favor del aborto, a favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres: las cuales son las únicas propietarias de su cuerpo.

¿Notan que en sus contextos ellas eran las que estaban mal o exageraban? Pero no les importó y gracias a ellas tenemos libertad de elección sobre cosas que nos parecen básicas: como el uso de pantalones.

¡Gracias a todas!

Redacción

Top