Estás aquí
Inicio > Opinión > Por qué yo no aborto de forma legal (parte 1)

Por qué yo no aborto de forma legal (parte 1)

El aborto en sí, no es ni malo ni peligroso si se lleva a cabo en un contexto seguro para quien aborta, lo que le hace inseguro es el contexto social y cultural; antes de 1871 las mujeres también abortaban.

aborto legal no

El aborto se penalizó por primera vez en México en 1871 y sólo habían dos causales no punibles: la imprudencial y por peligro de muerte de la gestante. Éstas sólo eran contempladas en la legislación federal, no en las estatales.

Antes de esa fecha las mujeres también abortaban (en este espacio no cuestiono si las técnicas de aborto eran o no seguras), pero lo cierto es que en estos 146 años se debilitaron los conocimientos de auto atención en el aborto y se favoreció el ejercicio de poder sobre los cuerpos de quienes tenemos capacidad de gestar. Múltiples instituciones religiosas, educativas, jurídicas y ciencias disciplinarias, que hasta la fecha son legitimadas como las únicas generadoras de conocimiento “científico”, intervienen en la administración de nuestros eventos reproductivos.

El aborto en sí, no es ni malo ni peligroso si se lleva a cabo en un contexto seguro para quien aborta, lo que le hace inseguro es el contexto social y cultural que lo vigila y lo administra. La legalización de unos abortos sí y otros no también ha motivado a lucrar con la salud reproductiva.

Un ejemplo actual es el de una conocida médica que vive en una entidad donde el aborto es legal por 5 causales, se presenta como activista a favor de la legalidad y desde su clínica particular cobra por aborto voluntario y brindar información sobre uso del medicamento $6 mil pesos y hasta $15 mil pesos por Aspiración Manual Endouterina (AMEU); además del regaño que propina a quienes solicitan sus servicios. Este abuso ha sido de conocimiento por organizaciones civiles feministas que trabajan por la legalidad de la práctica –algunas están en desacuerdo y otras más, la suman a sus agendas activistas- y a pesar de que las fondeadoras saben de su ejercicio lucrativo todavía siguen brindando financiamiento y protección. El lucro puede venir también de acompañantes de aborto que suelen vender la información contribuyendo todavía más a la brecha de la desigualdad. Es común también por parte de trabajadores de farmacias que vendan el medicamento a cantidades elevadas, que aun así no se compara con el tabulador que maneja la clínica particular mencionada.

¿Qué ha pasado en estos 146 años en materia legislativa?

Hubo muchas reacciones por parte de especialistas y feministas a partir del lugar que ocupaban en ese momento histórico, que si bien se pronunciaron en desacuerdo por la penalización terminaron negociando* con el Estado para que éste les diera permiso de interrumpir los embarazos que fueran resultado de una violación, si provocaba un problema a la salud de la gestante o si el producto tenía malformaciones congénitas.

En 1931 se agrega la causal violación, ¡pasaron 60 años para que el Estado incluyera una causal! En marzo del 2016 se modificó la NOM046 para que las instituciones médicas presten los servicios de interrupción en caso de que el embarazo sea resultado de una violación. Y de la misma manera, pasaron 86 años para promover un recurso más que obligara al Estado a cumplir sus compromisos establecidos desde 1931.

Esto refleja que la negociación es lenta, es fallida y debemos admitirlo. Negociar con el Estado es similar a pensar que con amor y paciencia el hombre golpeador va a cambiar.

 

*Retomo en este texto términos que algunas acompañantes de aborto usaron en sus publicaciones transmitidas por redes sociales en el marco del Día por la Despenalización del aborto en América y el Caribe que se conmemora cada 28 de septiembre: “negociación con el Estado”, “mujeres precarias” y “mujeres de la periferia”.

Por: Alma Osiris Degante

Por qué yo no aborto de forma legal (parte 2)

Por qué yo no aborto legal (parte 3)

2 thoughts on “Por qué yo no aborto de forma legal (parte 1)

Comments are closed.

Top