Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > A Sol y a sus hijos los mató la pobreza

A Sol y a sus hijos los mató la pobreza

México se encuentra entre las 25 naciones con mayor desigualdad en el mundo con 54.4 % de su población en la pobreza; a nivel mundial las mujeres ganan en promedio 24 % menos que los hombres.

mujeres sentadas con hijos

Sol, madre de dos hijos, uno de 14 y otro de 7 años, decidió quitarse la vida y llevarse la de sus hijos con ella debido a la pobreza. Según una investigación de la revista VICE, Sol vivía en el fraccionamiento Los Agaves en Tlajomulco, Jalisco, donde dejó una carta de 11 páginas en las que narró sus desesperación por el reciente abandono de su pareja, así como por la negativa de las instancias estatales de garantizar a sus hijos condiciones básicas de vida digna.

El medio reportó que ella trabajaba en una maquiladora de material electrónico donde ganaba entre 800 y 900 pesos semanales, con los que sostenía los gastos de su hogar y sus hijos desde hace meses, cuando su esposo la abandonó con una deuda de entre 300 y 600 pesos semanales. Ésta corresponde a un crédito obtenido vía el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), instancia a la que pertenecen los funcionarios que intimidaron a Sol por teléfono y que la visitaron en su casa previo a su muerte.

La decisión de Sol tuvo que ver con la desigualdad: la de género y la de clase. Sol formó parte del 54.4 % de personas que permanecen en pobreza en México, país que se encuentra entre las 25 naciones con mayor desigualdad en el mundo.

Tan sólo el 1 % de la población acumula el 39 % de la riqueza naciona. En ese porcentaje se encuentran los cuatro millonarios más ricos del país, cuyas ganancias representan hasta un 9 % del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, según el informe Desigualdad extrema de México, realizado en 2015 por la organización internacional Oxfam.

Si la pobreza obstaculiza las oportunidades de vida de las personas, tenemos que reconocer que es más fácil ser pobre cuando se es mujer ya que las mujeres son especialmente vulnerables a la inseguridad económica y la dependencia financiera, apuntó un estudio sobre el Progreso de las Mujeres en el Mundo 2015-2016, hecho por la Organización de las Naciones Unidas dedicada a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU-Mujeres).

Esto se debe a que en América Latina y El Caribe (ALyEC), las mujeres tienen menos acceso que los hombres a ingresos personales. Hasta un 29 % de las mujeres no tiene acceso a estos, mientras sólo un 13 % de los hombres se encuentran sin acceso a estos recursos. La brecha salarial también impacta en las oportunidades de las mujeres, como en el caso de Sol. En la región, esta brecha es de 19 % y a nivel mundial las mujeres ganan en promedio 24 % menos que los hombres.

A esto se suma que cuando las mujeres trabajan, la mayoría (59 %) lo hace en empleos informales o realizan trabajo no remunerado, lo que las aleja de la seguridad social y las prestaciones que facilitan los empleos formales.

En 10 de los 13 países de América Latina contemplados en el informe de ONU-Mujeres (entre ellos México) cuando se combina el trabajo remunerado y el no remunerado, las mujeres trabajan más horas que los hombres, pero perciben menos ingresos.

A las madres solteras la pobreza las alcanza a pesar de sus ganas de salir adelante, no son “pobres porque quieren”, ellas son trabajadoras, como lo demostró la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) la cual reveló que la tasa de participación económica más alta entre mujeres se da entre las madres solteras con un 70.9 %.

Esto a pesar de las dificultades que enfrentan para equilibrar su maternidad con la vida laboral, ya que para las mujeres con hijos el panorama es más difícil que para los hombres o para mujeres sin hijos.  En México 46 % de las mujeres entre 25 y 34 años que son madres integran la fuerza laboral, mientras que 55 % de mujeres sin hijos hicieron lo mismo. Para los hombres con hijos su integración a la fuerza laboral fue de 99 % y para los hombres sin descendencia fue de 96 % en 2010.

Este cúmulo de cifras y estadísticas se resume en que en México, “la pobreza sigue teniendo rostro de mujer”, como lo dijo José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público durante su participación en el Foro Forbes Mujeres Poderosas, al señalar que es necesaria la construcción de políticas públicas más inclusivas.

Redacción

Top