Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > A leer los libros prohibidos

A leer los libros prohibidos

Este libro fue prohibido por hablar sobre la pederastia y el infanticidio; en Estados Unidos se prohibieron libros de J. D. Salinger, Hemingway y Morrison, entre otros clásicos.

libros con cadenas

Leer es una de las actividades –junto con viajar– que más enriquecen la experiencia vital de cualquier persona. La lectura es buena para tantas cosas como enriquecer el vocabulario o mejorar la ortografía, así como para pasar el tiempo y no aburrirnos. Además, los libros nos dan diferentes perspectivas de entendimiento sobre la vida y las personas. A través de los libros también podemos conectarnos con pensadores de épocas remotas.

Para que los beneficios de la lectura lleguen a nuestro ser es importante saber qué leer, es indispensable leer los libros prohibidos, los tabú, los que en las escuelas se esconden.

En el lado occidental del mundo (los chinos ya imprimían siglos antes), desde que Johannes Gutenberg puso en marcha su imprenta en el siglo XV, muchos libros han sido censurados, sobre todo los relacionados temas que hasta la fecha son tabú o no se tocan tan comúnmente como la sexualidad, el racismo, el abuso, suicidio, etc.

También se censuraron libros que hablan sobre la historia de las mujeres, de su sexualidad, de su opresión y de la violencia contra ellas. Libros como Beloved de Toni Morrison, que habla de la discriminación de raza y género, así como la violencia que enfrentan las mujeres afrodescendientes en Estados Unidos; esta novela se censuró a pesar de que es ganadora de un premio Pulitzer.

Otro libro que aborda el tema del racismo y el sexismo en Estados Unidos, ganador también del Pulitzer y censurado, es El color violeta, de Alice Walker. Esta obra narra las historias de mujeres afroamericanas que vivieron en ese país durante la década de los años 30.

Desde mi cielo, de Peter Jackson, también entró en la lista de libros prohibidos por hablar sobre la pederastia y el infanticidio. Jackson cuenta la historia de una niña que es violada y asesinada, quien desde el cielo observa cómo su familia enfrenta la tragedia que le quitó la vida.

El cuento de la criada, de Margaret Atwood (ganadora del Premio Príncipe de Asturias en 2008), es otra novela censurada, aunque no contiene pasajes de sexo o violencia explícitos, en Texas se consideró poco apropiado ya que aborda la temática de la violencia machista que viven las mujeres en su vida cotidiana, así como el control sobre sus cuerpos y su reproducción.

Esos libros que nos ayudan en el entendimiento de la condición humana, son los que hay que leer, en palabras del cineasta, escritor y fotógrafo estadounidense John Waters, hay que leer no sólo por placer, ya que leer nos hace personas más listas, menos prejuiciosas, más aptas para entender la locura de nuestras amistades, y mejor aún, para entender nuestra propia locura.

Recientemente, grupos conservadores llevaron a cabo una cruzada contra los derechos humanos y uno de sus frentes es la censura en la educación. En México, en el estado de Nuevo León, movimientos religiosos y conservadores intentaron censurar la educación sexual en los libros de texto a nivel primaria.

Mientras que en Estados Unidos estos bloques lograron que en las escuelas se prohibieran muchos libros que antes podíamos disfrutar sin penas como el autobiográfico de Ernest Hemingway, A Farewell to Arms; y The Catcher in the Rye de J. D. Salinger.

Por esto es indispensable que mantengamos la curiosidad y busquemos más allá de lo que nos enseñan en la escuela, seamos como Waters, el creador del filme de culto Pink Flamingos, quien solía decir que no fue hasta que comenzó a leer los libros prohibidos en la escuela que descubrió que se podía estar loco y ser feliz, así como tener una buena vida sin ser igual a las demás personas.

Redacción

Top