Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > 60 % de las personas transgénero sufre depresión

60 % de las personas transgénero sufre depresión

En Venezuela, el 65 % de los crímenes de odio tuvieron como víctima a un transexual, 62 % eran jóvenes de entre 20 y 35 años; en México, sólo un 12.50 % de la gente transgénero denunció discriminación laboral ante una autoridad por temor a perder su trabajo.

beso

Hasta el 60 % de las personas transgénero sufre depresión debido al rechazo familiar y laboral que produce su identidad de género, lo que aumenta la adopción de comportamientos de riesgo y la posibilidad de contraer VIH en un 50 %, informó El País.

La revista médica The Lancet publicó una serie de artículos en los que se proponían algunas medidas para eliminar los estigmas sociales que rodean a esta comunidad. Una de éstas era la modificación del manual de diagnóstico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que los tratamientos de la gente transgénero fueran eliminados del apartado de trastornos mentales y, en cambio, fueran incluidos en la sección de salud sexual. Además, dichos procedimientos hormonales deben ser gratuitos y aplicados durante la adolescencia preferentemente.

De acuerdo con el diario español, entre 2008 y 2016 se registraron 2 mil 115 asesinatos de personas transgénero en todo el mundo, aunque aclaró que existía la enorme posibilidad de que hubiera más casos sin documentar.

En Venezuela, por ejemplo, el 65 % de los crímenes de odio tuvieron como víctima a un transexual; del total de esta cifra, el 62 % eran jóvenes de entre 20 y 35 años. Un informe publicado por la asociación civil ACCSI revela que Zulia es el estado con mayor número de homicidios de miembros de la comunidad LGBTTTIQ, seguido por Distrito Capital, Miranda y Aragua.

Por su parte, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México publicó en 2009 un estudio en el que se descubrió que existe una tasa de desempleo del 20 %, al igual que un 55 % de subempleo, entre la población trans de la CDMX, lo que contribuye a fortalecer el círculo de discriminación y  violencia que sufre este sector.

Además, el 64.68 % de los entrevistados manifestaron haber sufrido discriminación laboral a través de burlas y hostigamiento por parte de clientes y compañeros. Sólo un 12.50 % denunció la agresión ante una autoridad por temor a perder su trabajo: “Si no cuento con un empleo digno, no podré pagarle a un terapeuta para que lleve mi proceso [de reasignación de sexo], lo que provocará la automedicación y el uso de sustancias como aceites. Tampoco podré pagar un abogado y un perito para realizar mi trámite. Por ello continuaré viviendo la exclusión”, confesó un testimonio.

Fotografía: El País

Redacción

Top