Estás aquí
Inicio > Arte y cultura > 6 libros escritos por mujeres que tienen que estar en tu colección

6 libros escritos por mujeres que tienen que estar en tu colección

Mary Shelley nos alerta que a veces, en las ciencias y en la exploración, la pregunta no es “¿podemos hacerlo?” sino “¿deberíamos hacerlo?”; en Orlando, Woolf satiriza constantemente la ineptitud de los escritores varones cuando se trata de capturar la voz femenina.

Hace algún tiempo compartía mis reflexiones sobre la conveniencia de leer más libros escritos por mujeres. Decía que hay que tener en cuenta que a lo largo de la historia han sido los hombres quienes más han podido hacer carrera en las letras, y que es muy probable que si revisamos los últimos libros leídos lo más probable es que las autoras mujeres sean minoría.

La conveniencia de leer a más mujeres viene en parte para ampliar nuestros horizontes, conocer otras perspectivas y no quedarnos siempre con las de los mismos manes de toda la vida. También que leer, comprar y recomendar libros escritos por mujeres ayudaría a derribar prejuicios y revertir injusticias históricas.

Pero también creo que no se trata nomás de repetir ideales bonitos y que hay que pasar a lo concreto. Así que hoy les traigo las reseñas y recomendaciones amplísimas de los seis libros escritos por mujeres que leí en 2018. Sé que no es mucho, pero es casi la mitad del total (pretendo que, mientras se me va quitando lo bruto, llegue a la mitad). Esta selección también es una muestra lo variados que son los temas que han abordado las plumas femeninas a lo largo de la historia.

Aquí van los libros en orden cronológico, espero que llamen su atención y se animen a leerlos, y que en los comentarios recomienden los mejores libros escritos por mujeres que hayan leído últimamente.

LA CIUDAD DE LAS DAMAS
de Cristina de Pizán (1405)

Temas: Filosofía / Feminismo

Este grandioso libro ya lo he reseñado ampliamente aquí mismo. Este libro escrito en la Edad Media es una obra filosófica precursora del feminismo, obra de la primera escritora profesional de Occidente, la italofrancesa Cristina de Pizán.

El libro en sí es una reivindicación de las mujeres, consideradas perversas e indignas en aquellos años. Cristina tiene muy claro que a lo que va enfrentarse no es solamente a uno o dos tarados, sino a toda una cultura misógina, de la que no se escapan ni los pensadores más ilustres. Entonces se trata de construir una demostración que desmonte las ideas misóginas tan enraizadas en su tiempo. Así podremos ver desfilar los ejemplos de muchas mujeres ilustres: reinas, guerreras, heroínas, filósofas, artistas y santas; mujeres que se destacaron por su inteligencia, sabiduría, compasión, valor, lealtad o devoción.

Lo que más sorprenderá a quien lea este breve libro es lo moderno que resulta para haber sido escrito hace ya 600 años. Muchas de las polémicas que hoy continúan son abordadas por Cristina con gran elocuencia. Uno de sus puntos más importantes es que las mujeres son capaces de hacer cualquier trabajo que hagan los hombres. En otro apartado se toma la molestia de desmentir la creencia de que las mujeres que son víctima de violación se lo “andan buscando”. Demuestra que hasta la mujer más modesta y recatada puede ser objeto del ataque de un miserable violador.

De su espíritu moderno también dan cuenta su rechazo al mito de la “edad de oro”, según el cual todo tiempo pasado fue mejor. Cristina es de la opinión que las ciencias, las artes y el avance del conocimiento mejoran la vida humana en el mundo terrenal. En efecto, a este progreso han contribuido las mujeres, que han tenido un papel importante civilizando a los hombres y sacándolos de la barbarie.

FRANKENSTEIN
de Mary Shelley (1818)

Temas: Horror / Ciencia ficción

Uno de mis libros favoritos de toda la vida. Mucho más que un relato de espantos, es una novela en la que chocan las visiones del mundo de la Ilustración y el Romanticismo. Es una ventana al mundo de los debates científicos y tecnológicos de principios de la Revolución Industrial.

Es el testimonio de una joven casi adolescente (y ya dos veces madre) que había sufrido demasiado a muy corta edad. Es el lamento de una humanidad abandonada a su suerte por un creador distante e indiferente. Es una obra fundacional para los géneros de la ciencia ficción y el horror. Es todo eso y mucho más.

La visión escéptica de la ciencia que plantea Mary Shelley está íntimamente relacionada con su crítica a una forma de masculinidad que se basa en la necesidad de dominio. Mary atestiguó cómo los hombres abandonaban o descuidaban a sus familias en la persecución de la gloria, la fama y el poder, lo cual en última instancia siempre lleva al sufrimiento. No es casualidad que nombrara a su protagonista Víctor (que significa “vencedor”), uno de los apodos de su esposo Percy. La forma masculina de aproximarse a la ciencia es análoga. El hombre-científico busca someter la naturaleza a su dominio y no le importan las consecuencias de sus actos.

Para Mary Shelley la equidad de género no es sólo un asunto de justicia para las mujeres, sino una necesidad para el género humano. Permitir a las mujeres llegar a la esfera pública, ya sea en forma de la participación política, el debate intelectual o la exploración científica, implica llevar también los valores tradicionalmente considerados femeninos (y, por lo mismo, denostados en una cultura androcéntrica), como la cooperación, la empatía y el cuidado de los otros. A su vez, al dedicarse los hombres a las tareas hogareñas y las actividades familiares, pueden cultivar esos mismos valores, pues dejados a sí mismos tienden a volverse insensibles, egoístas y hasta brutales.

Frankenstein es una crítica hacia una forma particular de aproximarse a las ciencias: egoísta en vez de filantrópica, individual en vez de social, androcéntrica en vez de equitativa, dominante de la naturaleza en vez de respetuosa hacia ella. Mary Shelley nos alerta que a veces, en las ciencias y en la exploración, la pregunta no es “¿podemos hacerlo?” sino “¿deberíamos hacerlo?”. Por más que queramos creer que el método científico y la creación tecnológica son actos neutrales, lo cierto es que estas actividades no pueden existir en el vacío, sin relación con la ética, la sociedad y las estructuras de poder.

Pueden leer un análisis más completo de la novela aquí.

ORLANDO
de Virginia Woolf (1928)

Temas: Fantasía / Identidad de género

Esta novela de la aclamada escritora británica acaba de cumplir los 90 años y sin embargo nos trae una visión sobre el género y la identidad que resulta muy actual. A grandes rasgos, cuenta la historia de Orlando, inmortal, de noble cuna, que atraviesa los siglos desde la época Isabelina hasta el siglo XX. Nacido varón, Orlando vive la primera parte de su vida como tal, para alrededor de los 30 años, y sin que medie explicación alguna, convertirse en mujer.

El libro es muchas cosas a la vez. De base es una carta de amor de Woolf a su amiga y amante Vita Sackville-West, una mujer extraordinaria, de quien Woolf se enamoró intensamente y a quien le agradece “haberle inculcado amor por la vida”. En efecto, mucho de lo que le sucede a Orlando refleja datos de la biografía de Vita o de los miembros su notable familia aristocrática.

Es también un relato fantástico, a la usanza de Jonathan Swift (uno de los ídolos de Woolf), en el que lo extraordinario, y a veces absurdo, sirve como vehículo para la sátira social o la reflexión filosófica. Pero tampoco se trata de una farsa chusca, como las hacía Swift, sino que está llena de momentos conmovedores y de hermosa imaginería, que hoy consideraríamos como “realismo mágico”.

El libro es también una deconstrucción del género mismo de la biografía. El padre de Woolf había sido un notorio historiador, y ella parodia y desmenuza ciertas teorías históricas y biográficas en boga en aquellos días. El biógrafo de Orlando es explícitamente un hombre, y el libro satiriza constantemente la ineptitud de los escritores varones cuando se trata de capturar la voz femenina.

En un capítulo, Orlando se sienta a escribir y el narrador dice que “no está haciendo nada”, pues las mujeres “sólo cuando aman hacen algo”. Es decir, aunque Woolf lo escribe de tal forma que deja adivinar la intensa vida interior que está experimentando la protagonista, el narrador es incapaz de conseguirla y por páginas enteras se pone a decir disparates “en lo que esperamos a que Orlando termine de escribir”.

SISTERS OF TOMORROW
De varias autoras de las décadas de los 20, 30 y 40.

Temas: Ciencia ficción / Fantasía

De este libro también ya les había platicado. Se trata de una colección de textos, entre cuentos, poemas, ensayos y artículos, así como algunas ilustraciones hechas por las pioneras de la ciencia ficción anglosajona en la época del pulp, en algunas de las revistas más icónicas del medio, como Amazing Stories y Weird Tales.

El prólogo y distintas introducciones ofrecen información sobre los orígenes y desarrollo de la ciencia ficción. Cada obra viene precedida de una semblanza de la autora, y así se puede saber que muchas de ellas fueron personajes realmente extraordinarios. Por ejemplo, Lilith Lorraine, que era toda una mujer del Renacimiento; Margaret Brundage, que hizo escuela con su estilo artístico de portadas pulp; o Edith Eyde, quien fundó la primera revista de temas lésbicos.

Mis cuentos favoritos fueron “Out of the Void”, de Leslie F. Stone, que nos cuenta un viaje sideral a un planeta desconocido, con una guerra contra la esclavitud y la supremacía racial. “Shambleu”, de C.L. Moore, es un clásico relato pulp sobre un contrabandista espacial que conoce a una criatura femenina de perturbadora belleza que entraña un peligro latente. “Space Episode”, de Leslie Perrie, en el que una tripulación de astronautas (dos hombres y una mujer) sufren un accidente reingresando a la Tierra.

Entre otras obras que me llamaron la atención se encuentran los poemas fantásticos de Leah Bodine Drake, y las ilustraciones de Dolly Donnell. Es súper recomendable el ensayo final de la escritora Kathleen Ann Goonan, para entender las condiciones sociales y culturales que llevaron a que estas mujeres fueran borradas de la historia de la ciencia ficción.

LOS CAÑONES DE AGOSTO
de Barbara Tuchman (1962)

Temas: Historia

Es el clásico relato del estallido y el primer mes de la Gran Guerra, un influyente libro que ha merecido elogios a lo largo de las décadas. Famoso porque, al borde de la Tercera Guerra Mundial, el presidente John F. Kennedy recogió las lecciones del libro para evitar un conflicto que habría sido nuclear.

El primer capítulo nos introduce rápidamente a las fuerzas en campo, a través de las personalidades de los monarcas que las lideraron, reunidos por última vez en el funeral del rey Eduardo VII. Un recuento breve por la situación en Europa en los años anteriores al estallido de la guerra 1914, nos lleva a la crisis misma y a la sucesión de malas decisiones que precipitaron un apocalipsis que duraría cuatro años y sentaría las bases de algo todavía peor.

Es un relato sobre la estulticia humana, sobre orgullo, ceguera y obstinación absurdas: la falta de preparación del ejército ruso, la cerrazón de los alemanes para cambiar sus planes, la poca voluntad de los ingleses para cooperar con sus aliados. Y, siempre presente, la doctrina de atacar por atacar, ofensiva a ultranza, la creencia de que un espíritu guerrero era lo que hacía falta para ganar.

Lo importante del primer mes de la guerra, es que marcó lo que serían los cuatro años siguientes. Las decisiones estúpidas, los actos atroces, la falta de preparación de las primeras acciones militares sellaron el destino de todo el siglo XX.

Uno de los aspectos que más me gustó de este libro fue conocer un poco sobre la personalidad de la autora a través del prefacio. Tuchman era una historiadora muy seria y comprometida con su labor. Sus hábitos de trabajo rayan en lo obsesivo: el primer párrafo del libro le tomó ocho horas para componer. A la vez consideraba importante la labor de comunicarse con el público. Fue criticada porque sus libros de historia eran “demasiado pop”, y ella, mujer de armas tomar, no dudaba en responder públicamente a sus detractores.

ROMANTIC OUTLAWS
de Charlotte Gordon (2016)

Temas: Historia / Biografía

Probablemente el mejor de la lista, ya les había platicado de él por acá. Gordon construye una biografía paralela de madre e hija, en la que los capítulos sobre cada una se van alternando. Buena parte del libro consiste en mostrarnos las dificultades que enfrentaron por el sexismo de sus tiempos. Nos señala cuán revolucionarias eran las ideas de estas dos mujeres, incluso para los estándares de los círculos más progresistas de aquellos años. Ambas sufrieron muchas tribulaciones, rechazo social, abandono, soledad; vieron que sus obras, hoy canónicas, fueran despreciadas por sus contemporáneos.

Ambas Marys usaron sus plumas para denunciar las injusticias de su época. Pero fueron incluso más allá y se atrevieron a vivir de acuerdo a sus ideales, desafiando los convencionalismos de lo que se consideraba “respetable”.

Aprendí mucho leyendo este libro. De la vida de Mary Wollstonecraft, aprendí que ella no fue únicamente una lúcida pensadora de la Ilustración, no sólo alguien cuyo agudo intelecto se enfrentó al de gigantes de la talla de Edmund Burke (uno de los más notorios intelectuales conservadores), sino una mujer apasionada que hablaba desde su experiencia de vida y que vivía según sus ideales (y pagaba el precio por ello).

De Mary Shelley aprendí que Frankenstein es una obra mucho más personal de lo que yo había entendido las primeras veces que la leí, pues ella vivió lo que significa ser una marginada social, rechazada hasta por su propio padre. Siempre he considerado Frankenstein como una obra brillante, pero por primera vez entendí lo importante del hecho de que su autora sea una mujer.

Al leer este libro no dejaba de crecer en mí la admiración por estas tres mujeres: la madre, la hija y la biógrafa de ambas. Recomiendo mucho leer este libro back-to-back con la novela Frankenstein, que acaba de cumplir los 200 años de publicación.

Escritor, bloguero y nerd profesional. Sus amigas feministas tuvieron la bondad de explicarle cómo estaba la cosa y desde entonces trata de ser menos cretino.

Top