Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > Las niñas de Guatemala: “no murieron de amor sino de indiferencia”

Las niñas de Guatemala: “no murieron de amor sino de indiferencia”

La cifra de niñas fallecidas por el incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, aumentó este domingo a 40; en Guatemala, durante 2016, se reportaron 250 evaluaciones por violencia sexual en adolescentes al mes.

El dolor se apoderó de miles de personas en Guatemala y el resto del mundo el pasado 8 de marzo, cuando ocurrió una tragedia de la misma magnitud atroz que nos llevó a conmemorar esta fecha.

En el marco de la conmemoración del Día de la Mujer, 35 niñas que protestaban buscando visibilizar los abusos sexuales que sufrían al interior del Hogar Virgen de la Asunción, murieron en medio de un incendio. Fuentes locales aseguraron que hubo negligencia por parte del personal del refugio, pues no llamaron al personal de bomberos ni “hicieron algo por detener el fuego”.

El incendio se produjo en el ala para mujeres del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en San José Pinuala, una localidad situada a 10 kilómetros al este de la capital. Al parecer lo causaron las propias internas para intentar escapar de los abusos sexuales y maltratos inhumanos que a diario padecían a manos de los mismos policías que se encargaban de resguardar el lugar, así como profesores y demás autoridades del centro.

Según las primeras indagaciones, las niñas se amotinaron y prendieron fuego a unos colchones en unas habitaciones para que las dejaran salir. No las dejaron salir y murieron calcinadas. En ese momento eran 19 las víctimas. Algunos de sus familiares, incluso manejaron la hipótesis de que las jóvenes fueron asesinadas y luego quemadas.

“Ésta fue una rebelión de niñas. Cualquiera que viva aquí cerca sabe que esto es un infierno”, declaró una de las madres afuera del lugar de la tragedia.

El infierno no es una metáfora. En un reportaje, el periodista José David López destapó hace cuatro meses las atrocidades que en este lugar se cometían hasta antes del incendio .“Ustedes no salen de aquí hasta que me hagan sexo oral”, ordenó el maestro Edgar Rolando Diéguez Ispache a dos estudiantes de 12 y 13 años de edad, cuando pretendían salir del salón en el que recibían los cursos de quinto y sexto primaria. Ninguno logró salir ni evitar el abuso sexual. Las violaciones ocurrieron en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, según la Fiscalía de Santa Catarina Pinula del Ministerio Público.

El reportaje narra el terror. El mismo maestro ordenaba a alumnas y alumnos caminar desnudos frente a sus compañeros en el salón de clase. Uno de los albañiles, José Roberto Arias Pérez, violó a una niña con retraso mental. Un supuesto trabajador, descrito en una de las 28 denuncias a la Secretaría de Bienestar Social como Joseph, obligaba a las niñas a tener relaciones sexuales con él y las sacaba del hogar. El Hogar Seguro en el que niñas tuvieron que morir calcinadas para que Guatemala le pusiera atención.

El número de adolescentes muertas por el incendio subió a 40, informaron fuentes médicas. En su cuenta oficial de Twitter, el director del Hospital Roosevelt informó este domingo de que otras dos afectadas por el incendio están graves y con ventilación, cuatro se encuentran estables, y cinco han sido dadas de alta. Todas tenían entre 14 y 17 años.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, asumió la responsabilidad del Estado por esta tragedia, mientras la sociedad pide justicia por la muerte de las niñas y adolescentes, las cuales fueron encerradas el día de la tragedia. El propio Morales admitió este sábado que las niñas muertas en el incendio del centro de menores estatal, en el que sufrían abusos sexuales y físicos, estaban encerradas bajo llave.

“Se tomó la decisión de separar a todos los niños y adolescentes para que no estuvieran hombres y mujeres juntos […] y evitar agresiones entre sí […]. Estuvo bajo las medidas de seguridad necesarias incluida la llave”, admitió el mandatario, en una entrevista.

La situación de violencia sexual en el país es alarmante y es lamentable que las autoridades hayan puesto sus ojos en el caso sólo después de la tragedia. De acuerdo con un informe de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Guatemala, el promedio mensual de evaluaciones por violencia sexual en 2016 fue de 105 entre niñas y niños de 7 a 12 años; para adolescentes este número incrementó a 250 al mes.

Miles de personas salieron a las calles este sábado 11 de marzo para exigir que el gobierno de Guatemala haga justicia en el caso del incendio ocurrido en el albergue para menores.

“No merecían morir así”, “queremos justicia”, “no murieron de amor sino de indiferencia”, así como “las niñas no se tocan, no se violan, no se queman, no se matan”, “nos faltan 40 niñas” y “no basta cambiar de presidente si no cambia la vida de la gente”, fueron las principales consignas de los asistentes a la movilización.

Antes de concluir con la protesta, miles de personas leyeron los nombres de algunas de las víctimas y gritaron “justicia”.

Foto: Reuters

Redacción

Top