Estás aquí
Inicio > Derechos humanos > #25N: manifestaciones de mujeres contra la violencia

#25N: manifestaciones de mujeres contra la violencia

En la Ciudad y el Estado de México mujeres de ambas entidades se congregaron en la movilización “Ni una más en los Panteones”; “quien se defiende a sí misma, nos defiende a todas”.

manifestaciones de mujeres

El pasado 25 de noviembre las calles de la Ciudad de México y distintos lugares al interior de la República, así como de países como Argentina, Chile y Perú, se inundaron nuevamente con la exigencia de las mujeres a una vida de paz y seguridad que las libere de la violencia, que a través de distintas manifestaciones, corroe sus vidas por el simple hecho de nacer mujeres.

En la Ciudad y el Estado de México mujeres de ambas entidades se congregaron en la movilización “Ni una más en los Panteones”, que salió del metro Panteones al Palacio municipal de Naucalpan, el segundo municipio mexiquense más inseguro para las mujeres después de Ecatepec.

Sobre la elección de esta trayectoria para una de las manifestaciones de este año, la activista feminista Daniela Lombardo Hijar, declaró para Antes de Eva que es importante enfocar ahí los esfuerzos ya que es indignante que ante las apariciones diarias de cuerpos de mujeres asesinadas por la violencia feminicida el gobernador, Eruviel Ávila Villegas, diga que esos cuerpos corresponden a “perros callejeros”.

En ese tenor la activista consideró que es necesario realizar acciones políticas en todos los espacios públicos y descentralizar las fuerzas.

En la Ciudad de México también se movilizaron bajo el Ángel de la Independencia o la Victoria Alada, para exigir justicia a las sobrevivientes de violencia sexual, hostigamientos, desapariciones y feminicidios. A las cinco de la tarde se sumó a la marcha la Caravana de Madres de migrantes en desaparición, reportó Gema Villela Valenzuela de la agencia Cimac Noticias.

Sobre el significado e importancia de movilizarnos de la forma que sea para visibilizar todos los tipos de violencia a los que las mujeres nos enfrentamos, Daniela L. Hijar, detalló que esto es necesario porque la realidad para las mujeres en México es alarmante debido a los diferentes tipos y ámbitos de la violencia contra las mujeres que se manifiestan a diario.

Como ejemplos mencionó la desigualdad laboral y salarial, los usos y costumbres arraigados en ciertas comunidades que permiten la venta de mujeres. La trata de personas que en México afecta a más de 20 mil niñas, niños y mujeres, así como el aumento de feminicidios.

En cuanto a las marchas y las manifestaciones la creadora de los talleres de Desprincesamiento para niñas señaló que son un “catalizador de la rabia” ya que “son espacios donde podemos vernos, sentirnos, gritar juntas y estrechar lazos sororarios”.

La activista reflexionó que además de estas manifestaciones es importante que haya más claridad e incidencia en la agenda de género. Propuso también hacer escraches (señalamientos públicos) a personas funcionarias, a autoridades universitarias, a empresarios, artistas, en fin, a todas las personas o instituciones que desde su estatus de poder atentan contra la vida y la seguridad de las mujeres, por acto u omisión.

Si bien las manifestaciones y acciones concretas suman al avance de las mujeres, la lucha es cotidiana. Al respecto dijo que debemos tener claro que lo privado es político por lo que la liberación de las mujeres empieza por poner un alto a la violencia diaria, que por su carácter cotidiano hemos normalizado.

Señaló que uno de los espacios cotidianos en los que podemos hacer incidencia es en las escuelas, para que impartan una educación que reconozca la diversidad y la cultura de la equidad.

Otros ámbitos de acción feminista para exigir los derechos de las mujeres que mencionó Lombardo Hijar, son el laboral, en el que hay que luchar por la justicia salarial y la igualdad de condiciones; o el espacio público, para erradicar el acoso callejero. Recalcó que estas acciones cotidianas contra la violencia de género son fundamentales ya que “quien se defiende a sí misma, nos defiende a todas”.

Por último la activista mencionó tres cosas por las que es importante realizar acciones a favor de la cultura de paz y para erradicar la violencia contra las mujeres: visibilizar, informar y encontrarnos. Al respecto detalló que hay muchas mujeres que ven la violencia como algo normal, pero también hay muchas otras que abren espacios de encuentro, acompañamiento y articulación, por lo que es importante la formación de redes de apoyo para llegar a todas las mujeres y apoyarnos unas a otras.

Fotografía: Raquel Habibe

Corina del Carmen

Top